Azcuy, Virginia Raquel La recepción del Concilio Vaticano II en el pueblo de Dios Testimonios sobre la renovación desde las formas de vida

Hablar de “recepción” de un concilio supone un conjunto de
hechos –dentro de la Iglesia– que hace posible que la determinación o
decisión de un concilio –sus contenidos de verdad– sea recibida por
parte de las iglesias como conveniente para su vida; preguntarse por la
recepción de un concilio es plantear cómo se desarrolla el proceso por
el cual se da un consentimiento o “confirmación” por parte de las iglesias.1

Según Congar, en la recepción se da algo muy distinto de lo que
entienden los escolásticos por obediencia –en la dinámica súbdito-pre-
* El presente Panel, coordinado por la Dra. Virginia R. Azcuy, tuvo lugar durante el Curso de
Extensión 2012 organizado por la Facultad de Teología. La temática estuvo dedicada al tema: “50 años
del Concilio Vaticano II. Acontecimiento, Textos y Testigos”. El Panel fue realizado en dos sedes: el 24
de mayo, en la Facultad de Teología, con la presencia de la Lic. Carolina Bacher Martínez, laica casada;
el Dr. Luis Liberti, sacerdote misionero del Verbo Divino; Mons. Jorge E. Lozano, obispo de Gualeguaychú
y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y la Lic. Josefina Llach, religiosa
Esclava del Sagrado Corazón de Jesús. Se repitió el 25 de septiembre, en la Sede Central de la Universidad
Católica Argentina, con la presencia de la Lic. Bacher y la Hna. Lic. Llach; Mons. Dr. Pablo
Sudar y Mons. Dr. Mario Poli, Arzobispo de Buenos Aires. En esta ocasión sólo se presentan cuatro
de estos aportes representando las diversas formas de vida en la Iglesia. La coordinadora del panel,
ofrece una presentación, un breve testimonio y una lectura global a modo de reflexión final.

1. Cf. Y. CONGAR, “La recepción como realidad eclesiológica”, Concilium 77-80 (1972) 57-86.
REVISTA TEOLOGIA 112 pag. 103 a 250_Maquetación 1 17/12/13 09:23 Página 203
cepto–; la recepción “implica un aporte propio de consentimiento, de
juicio en ocasiones, expresando así la vida de un cuerpo que pone en
juego recursos espirituales originales”.2 Recibir el Concilio Vaticano II
significa entonces, básicamente, disponerse al proceso eclesial de consentir,
confirmar y discernir lo dado en él para el bien de la Iglesia.

 

http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/repositorio/revistas/recepcion-concilio-vaticano-pueblo.pdf

 

Deja un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada.