D. Goleman, la inteligencia emocional, edit. Vergara

I.E. nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo, incrementar nuestra capacidad de empatía y neustras habilidades sociales, y aumentar nuestras posibilidades de desarrollo social.

El desafío de Aristóteles

Primera Parte: El cerebro emocional: para qué son las emociones? Anatomía de un asalto emocional

Segunda Parte: la naturaleza de la I.E.: conócete a ti mismo. Esclavos de la pasión. La aptitud magistral. Las raíces de la empatía. Las artes sociales.

Tercer Parte: I.E. aplicada

Cuarta Parte: Oportunidades: el crisol familiar. Trauma y reaprendizaje emocional. El temperamento no es el destino.

Quinta Parte: Alfabetismo emocional: el costo del analfabetismo emocional. Educación de las emociones.

http://www.itvalledelguadiana.edu.mx/librosdigitales/maslibros/Goleman%20Daniel%20-%20Inteligencia%20Emocional.PDF

Autoconocimiento emocional:

  • Mejora en el reconocimiento y la designación de las propias emociones
  • Mayor capacidad para entender las causas y los sentimientos
  • Reconocimiento de la diferencia entre sentimientos y acciones

Manejo de las emociones:

  • Mayor tolerancia ante las frustraciones, y control del enojo
  • Menor cantidad de bromas, peleas e interrupciones de la clase
  • Mayor capacidad para expresar adecuadamente el enojo, sin pelear.
  • Menos suspensiones y expulsiones
  • Menos comportamiento agresivo o autodestructivo
  • Más sentimientos positivos sobre ellos mismo, al escuela, y la familia.
  • Mejor manejo del estrés
  • Menor soledad y ansiedad social

Aprovechamiento productivo de las emociones

  • Más responsabilidad
  • Mayor capacidad de concentrarse en la tarea que se tiene entre manos y de prestar atención
  • Menso impulsividad, mayor autocontrol.
  • Mejores calificaciones en las pruebas de rendimiento escolar

Empatía: interpretación de las emociones

  • Mayor capacidad para comprender el punto de vista de otra persona
  • Mejora de la empatía y de la sensibilidad para percibir los sentimientos de los otros
  • Mejora de la capacidad de escuchar

Manejo de las relaciones interpersonales

  • Aumento de la habilidad para analizar y comprender las relaciones
  • Mejora de la resolución de los conflictos y de la negociación en los desacuerdos
  • Mejora en la solución de problemas planteados en las relaciones.
  • Mayor habilidad y actitud positiva en al comunicación
  • Más popularidad y sociabilidad: actitud amistosa e interesada con sus pares
  • Mayor preocupación y consideración
  • Mayor solicitud por parte de sus pares
  • Más actitud “pro-social” y armoniosa en grupo
  • Mayor cooperación, ayuda y actitud de compartir
  • Actitud más democrática en el trato con los otros

 

¿Qué es la emoción?

Me refiero a un sentimiento y sus pensamientos característicos, a estados psicológicos y biológicos y a una variedad de tendencias a actuar. Existen cientos de emociones, junto con sus combinaciones, variables, mutaciones y matices. Existen en la emoción más sutilezas de las que podamos nombrar. Algunas familias básicas

  • Ira: furia, ultraje, resentimiento, cólera, exasperación, indignación, aflicción, acritud, animosidad, fastidio, irritabilidad, hostilidad y, tal vez en el extremo, violencia y odio patológicos.
  • Tristeza: congoja, pesar, melancolía, pesimismo, pena, autocompasión, soledad, abatimiento, desesperación y, en casos patológicos, depresión grave.
  • Temor: ansiedad, aprensión, nerviosismo, preocupación, consternación, inquietud, cautela, incertidumbre, pavor, miedo, terror; en un nivel psicopatológico, fobia y pánico.
  • Placer: felicidad, alegría, alivio, contento, dicha, deleite, diversión, orgullo, placer sensual, estremecimiento, embeleso, gratificación, satisfacción, euforia, extravagancia, éxtasis y, en el extremo manía.
  • Amor, aceptación, simpatía, confianza, amabilidad, afinidad, devoción, infatuación, ágape (amor espiritual)
  • Sorpresa: conmoción, asombro, desconcierto.
  • Disgusto: desdén, desprecio, menosprecio, aborrecimiento, aversión, disgusto, repulsión.
  • Vergüenza: culpabilidad, molestia, disgusto, remordimiento, humillación, arrepentimiento, mortificación y contrición.

 

El programa de la ciencia del yo

  • Conciencia de uno mismo: observarse y reconocer los propios sentimientos; crear un vocabulario para los sentimientos; conocer la relación entre pensamientos, sentimientos y reacciones.

 

  • Toma de decisiones personales: examinar las acciones y conocer sus consecuencias; saber si el pensamiento o el sentimiento está gobernando una decisión; aplicar estas comprensiones a temas tales como el sexo y las drogas.

 

  • Manejo de sentimientos: controlar la “conversación con uno mismo” para captar mensajes negativos tales como rechazos internos; comprender lo que hay detrás de un sentimiento (ej: el daño que se oculta tras la ira); encontrar formas de enfrentarse a los temores, la ansiedad, la ira y la tristeza.

 

  • Manejo del estrés: aprender el valor del ejercicio, de la imaginación guiada, de los métodos de relajación.

 

  • Empatía: comprender los sentimientos y las preocupaciones de los demás y su perspectiva; apreciar cómo la gente siente de diferente manera respecto a las cosas.

 

  • Comunicaciones: hablar eficazmente de los sentimientos; convertirse en alguien que sabe escuchar y plantear preguntas; distinguir entre lo que alguien hace o dice y las propias reacciones o juicios al respecto; enviar mensajes personales en lugar de culpabilidad

 

  • Revelación de la propia persona: valorar la apertura y crear confianza en una relación; saber cuándo es posible arriesgarse a hablar de los sentimientos personales.

 

  • Penetración: identificar pautas en la propia vida emocional y reacciones; reconocer pautas similares en los demás

 

  • Aceptación de uno mismo: sentir orgullo y verse uno mismo bajo una luz positiva: reconocer los propios puntos débiles y los fuertes; ser capaz de reírse de uno mismo

 

  • Responsabilidad personal: asumir responsabilidades; reconocer las consecuencias de las propias decisiones y acciones, aceptando los sentimientos y estados de ánimo, cumpliendo compromisos

 

  • Seguridad en uno mismo: manifestar las preocupaciones y sentimientos sin ira ni pasividad

 

  • Dinámica de grupo: cooperación; sabe cuándo y cómo conducir, y cuándo seguir

 

  • Resolución de conflictos: cómo pelear correctamente con otros; el modelo ganador para negociar compromisos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada.