Areópago Urbano, para qué ? …

Una-vision-actual-de-Sao-Paulo-

       En un muy buen artículo de una emblemática publicación de hace un tiempo ya, nos referimos a lo que escribió Rem Koolhaas “¿Qué es el urbanismo?” en Revista de Occidente N° 185[1], entre otras cosas se afirma: “este siglo ha sido una batalla perdida contra la cantidad”, haciendo referencia a la explosión demográfica, y “…hay una desafiante persistencia y vigor de la ciudad, a pesar del fracaso colectivo de todos los agentes que actúan sobre ella o tratan de influirla creativa, logística y políticamente”. Además señala que “la urbanización extensiva, ha modificado la misma condición urbana más allá de cualquier precedente”, “la insatisfacción con la ciudad contemporánea no ha conducido al desarrollo de una alternativa creíble; por el contrario, no ha hecho sino inspirar modos más refinados de articular la insatisfacción”, “ennuestros momentos más permisivos nos hemos rendido a la estética del caos, “nuestro” caos”, “el aparente fracaso de lo urbano ofrece una oportunidad excepcional…” Por eso, “más que nunca, la ciudad es lo único que tenemos”.

Si bien las afirmaciones se refieren al ámbito de la arquitectura y del urbanismo, nos parece que tiene gran impacto en todas las áreas o espacios del y para el pensamiento; como así también, de la existencia, para los que vivimos, existimos y nos movemos en nuestro hábitat que es la Ciudad, lo urbano.

No debiera ser una realidad que nos absorba, subsuma y aún nos subyugue y aferre, arrastrándonos. Debiera ser el humus de una actitud, de una existencia, de una convivencia; espontáneamente tematizada, acogida, asumida, vivenciada y experimentada con gusto, con sabor, como quien se regocija en su vivir.

La ciudad y lo urbano con todos sus matices proyectan y expresan las infinitas dimensiones de la naturaleza y del ser humano; no solo nos contienen y cobijan, aunque a veces se perciban sus distintos pliegues como peligrosos, caóticos y complejos.

Hemos de descubrir en el entramado arquitectónico urbano, los recodos, umbrales y rincones de la existencia humana, del alma humana, de lo más profundo y lo más superficial, de la realidad del hombre, tal cual es, de la persona, de la comunidad.

A pesar de la amenaza fagocitante de ésta realidad, es sin embargo nuestro quehacer, nuestro vivir y late con nosotros y desde nosotros; la ciudad y lo urbano “somos” sus habitantes, sus huéspedes, sus amigos, sus ciudadanos, sus personas.

          Areópago Urbano pretende ser un espacio para que quienes desde el “sabor-sabiduría” de su experiencia urbana deseen, necesiten, tengan ganas y audacia para proponer, expresar, compartir y comprometerse con una existencia urbana cada vez más lúcida, respetuosa, dialogante y gozosa de construir y realizar lo Urbano como hábitat humano. La ciudad como nuestra casa, la casa de la humanidad.

Urbanizar, como suele expresarse y difundirse desde los ámbitos políticos, sociales y aún policiales y judiciales como remedio de la violencia, corrupción, deterioro y miserabilidad de la ciudad no será solo asfaltar calles, poner más luces y plazas. Urbanizar será recuperar en actitud de aporte sabio, el espacio de expresión humana, donde nada de lo humano nos es indiferente, donde toda realización humana nos interesa y fascina, es factible de compartir y ofrecer como un don al otro que con-vive conmigo y yo con él.

Areópago urbano es un blog para el hombre de hoy. Pues, también para nosotros los que hacemos Areópago Urbano, ”más que nunca, la ciudad, es lo único que tenemos”. Sumate.

Redacción Areópago Urbano

[1] Koolhass Rem, ¿Qué fue del urbanismo? En Revista de Occidente N° 185 de Octubre de 1996

Deja un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada.